Machine learning e IA para predecir el viento: así son las últimas soluciones tecnológicas para el sector eólico

Las nuevas tecnologías como la Inteligencia Artificial o el aprendizaje automático (‘machine learning’) han hecho su aparición en el sector de la producción de las energías renovables, ayudando por ejemplo a salvar uno de sus principales escollos del sector eólico: la impredictibilidad del viento, como ha destacado la compañía ABB durante la feria Wind Europe, en Barakaldo (Bizkaia).

La multinacional tecnológica ha presentado durante Wind Europe, que se celebra entre el 2 y el 4 de abril en Bilbao Exhibition Centre, su catálogo completo de soluciones para el sector eólico, que según las predicciones de la Unión Europea se convertirá en 2020 en la segunda energía renovable en Europa, con el 16,5 por ciento de la energía total.

«No somos un fabricante de turbinas, pero todos los componentes eléctricos que hay dentro de una turbina pueden ser fabricados por ABB», ha explicado el director general de Ventas y Marketing de ABB en España, Juan Bachiller, en una entrevista concedida a Europa Press en el marco de la feria.

La empresa ha destacado especialmente su carácter de proveedor integral, con la fabricación de componentes para 40.000 turbinas eólicas en todo el mundo. Entre estas piezas se encuentran transformadores eléctricos, que se fabrican en la planta de la compañía en Zaragoza, y que utilizan compañías como la española Siemens Gamesa, entre otras, en sus parques eólicos tanto en España como en el extranjero.

En esta fábrica de Zaragoza se ubican unos 200 trabajadores de los 2.000 empleados de la firma en España, de los cuales más de un tercio pertenecen a la división ‘Power Grids’ de la compañía, enfocada en soluciones relacionadas con la energía eléctrica, y especialmente en la integración de energías renovables.

ABB ha colaborado en proyectos en España como el de Gorona del Viento, en El Hierro, encabezado por el cabildo de la isla canaria y en marcha desde 2011, que usa energía eólica e hídrica de manera híbrida para lograr el autoabastecimiento de 11.000 habitantes.

ABB ABILITY, ‘MACHINE LEARNING’ PARA EL VIENTO

Como máximo representante de su catálogo, ABB ha mostrado en su ‘stand’ de Wind Europe (3, E30) el funcionamiento de su plataforma ABB Ability, con la que proporciona soluciones digitales a las empresas para la gestión y monitorización de recursos críticos en remoto.

En el caso del sector eólico, Ability permite «incrementar el tiempo de funcionamiento de las turbinas de viento, reducir los costes de operación y mantenimiento y reducir los costes de la energía».

A través de su panel ‘EdgeInsight’, la herramienta recopila datos de los equipos de los parques eólicos y analiza en tiempo real la energía que producen, almacenan y envían a la red eléctrica. Estos datos se procesan en tiempo real utilizando algoritmos inteligentes y analíticas, que ayudan a realizar diagnósticos sobre componentes.

Es en este punto donde entra en juego el aprendizaje automático. «Hemos implantado tecnologías de ‘machine learning’ para, a partir de los datos que tenemos del comportamiento de los equipos, ser capaces de predecir cuándo hacer una parada en el momento adecuado para incrementar la productividad de la turbina», ha explicado Bachiller.

Las tecnologías de ABB utilizan el aprendizaje automático, analizando datos históricos y monitorizando los equipos para lograr hacer predicciones sobre cómo soplará el viento. Además, «en función del comportamiento de estos equipos, podemos predecir potenciales fallos técnicos para actuar a tiempo», ha asegurado el responsable de ventas y ‘marketing’ de la compañía.

Estas herramientas ayudan a traer un «incremento de la disponibilidad» a la energía eólica, incrementando así el tiempo en el que trabajan los equipos mediante acciones como «reducir los tiempos de parada basados en averías imprevistas», como ha defendido Bachiller. También ha destacado el impacto de las soluciones predictivas en el aumento de la vida útil de los equipos eólicos, así como sus mejoras en la productividad.

INTELIGENCIA ARTIFICIAL Y DOMÓTICA

En el marco de Wind Europe, ABB ha propuesto también el uso de otras tecnologías en sus soluciones para el sector eólico, como es el caso de la Inteligencia Artificial (IA), que puede utilizarse para adecuar la producción de energía renovable a las necesidades del conjunto de la red eléctrica de forma predictiva.

En esta línea, la compañía lleva a cabo un proyecto conjunto con IBM y su herramienta de IA Watson, con el que aseguran ser capaces de «optimizar la producción de energía eléctrica que vamos a tener prediciendo con mayor precisión cuál es la generación a partir de datos históricos», según ha descrito Bachiller.

Otra de las tecnologías presentes en el catálogo de soluciones de ABB en Wind Europe, enfocado en la última parte de la cadena de valor de la energía eólica, es decir, el consumo, es la domótica, o el uso del Internet de las Cosas (IoT) y de los asistentes inteligentes para el control energético. La compañía proporciona su propio ecosistema inteligente, ABB-free@home, que cuenta con la integración de Alexa de Amazon.

Además de encender y apagar y controlar dispositivos IoT mediante una aplicación, el ecosistema de ABB permite «ver de dónde viene la energía, almacenarla o si la quieres gastar en cargar un coche eléctrico», ha resumido Bachiller.

Este tipo de tecnologías de monitorización de consumo son el centro de un proyecto de ABB presentado al Ayuntamiento de Zaragoza, basado en la tecnología Ekip Up, anunciado el pasado mes de febrero, con el se han comenzado a probar – en modo piloto – la actualización de edificios emblemáticos de la capital aragonesa para mejorar la gestión de la energía.