Radiología y Anatomía Patológica deben entenderse en un entorno de digitalización e inteligencia artificial

La radiología y la anatomía patológica son disciplinas médicas que viven inmersas en una revolución tecnológica propiciada por la digitalización y la inteligencia artificial. El objetivo es explorar vías que mejoren la calidad y la precisión del diagnóstico, un proceso de cambio en el que están destinada a entenderse. Esta es la conclusión que se ha vertido durante las VI Jornadas Científicas en Imagen Médica desarrolladas por la Real Academia Nacional de Medicina de España (RANM) con el apoyo de Philips, empresa líder en tecnologías de la salud.

Correlación pato-radiológica

En este sentido ha insistido el moderador de la sesión científica extraordinaria, Luis Cuevas, director de Diagnóstico y Tratamiento en Philips, que ha reconocido que ambas especialidades tienen “muchas sinergias” tecnológicas una vez digitalizadas por eso debe existir una correlación entre patología y radiología, pero sobre todo porque “el objetivo de mejorar la precisión diagnostica es común”.

Según Cuevas hay tres aspectos a tener en cuenta en este entendimiento entre ambas disciplinas. “El primero es que la digitalización está empezando en la anatomía patológica y ayudará a que esta correlación crezca de manera exponencial, el segundo es el procesado de algoritmos de inteligencia artificial y el tercero es como utilizar la IA para facilitar la integración de los resultados que estamos obteniendo de ambas especialidades”, ha apuntado Cuevas.

Reto de la inteligencia artificial

En el reto que supone la inteligencia artificial y el análisis masivo de datos para la medicina ha querido hacer hincapié el profesor Luis Martí-Bonmatí, académico de la Real Academia Nacional de Medicina. El académico cree que todos los profesionales están buscando “esa medicina de precisión para hacer la medicina más eficiente y mejorar la salud de las personas”.

“La inteligencia artificial va a cambiar mucho lo que estamos haciendo, incluyendo la reconstrucción de las imágenes, la optimización con menos tiempo de adquisición y una mayor calidad. Esto facilitará la toma de decisiones de los clínicos, y por ello estas herramientas digitales tenemos que ponerlas muy en común en todos los hospitales”, ha manifestado Martí-Bonmatí.

La patología digital ha llegado para quedarse

Los patólogos están accediendo, cada vez más, a valorar la aportación de la digitalización a su entorno, mediante la adquisición, almacenamiento, distribución, manipulación, procesado y análisis de las imágenes patológicas. Este es el caso de la Unidad Provincial de Anatomía Patológica de Granada, referente mundial en patología digital y computacional.

De este caso de éxito ha hablado durante la jornada científica celebrada en la RANM el doctor Juan Antonio Retamero, anatomopatólogo que desarrolla su actividad profesional en los Hospitales Universitarios de Granada, que ha contado cómo ha sido la transición del microscopio a la imagen digital. “Ninguno de nosotros ha sufrido ningún trastorno en el cambio a lo digital, ha sido un cambio a mejor. Lo que nos hace especiales es que hemos hecho todos nuestros diagnósticos, desde hace tres años, en digital”, ha comentado el patólogo.

El 100% de los patólogos no volvería al microscopio

Además, ha puesto en valor una encuesta realizada a los 23 patólogos del servicio que refleja la satisfacción de los profesionales ante la transición tecnológica que ha sufrido la disciplina. “El 96% de los patólogos sienten más eficiencia con las herramientas digitales, además ante la pregunta del millón de si le gustaría a usted volver al microscopio, el 100% no lo volvería a usar”. El doctor Retamero ha sido tajante en cuanto al resultado después de tres años: “Estamos mejor desde que adoptamos las herramientas digitales”.